Unidades de Auditoría Interna

Las Unidades de Auditoría Interna (UAI) son parte integrante del sistema de control interno. Según lo establece la Ley 24.156 de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional, las UAI son creadas en cada jurisdicción y en las entidades que dependan del Poder Ejecutivo Nacional.

Actúan en función de las normas vigentes y con independencia de criterio y deben informar fielmente y de inmediato a la SIGEN y a la autoridad superior de cada jurisdicción o entidad, la falta de cumplimiento de cualquiera de las normas que rigen la administración financiera y los sistemas de control.

La SIGEN como órgano rector del control interno emite los lineamientos para velar por un adecuado ambiente de control e instruye a las UAI para que realicen eficientemente su función dentro del sistema.

La autoridad superior de cada jurisdicción o entidad es la responsable de que las Unidades de Auditoría Interna y sus integrantes se ajusten a sus actividades específicas en forma exclusiva. Cada UAI está a cargo de auditor interno que es designado por Resolución del Síndico General de la Nación. Dicho auditor debe reunir el perfil técnico establecido por la SIGEN.

Al mismo tiempo, la autoridad superior es responsable del mantenimiento y de un adecuado sistema de control interno que incluye los instrumentos de control previo y posterior incorporados en el plan de organización y en los reglamentos y manuales de procedimiento de cada organismo y la auditoría interna.

El trabajo en equipo entre las máximas autoridades, las Unidades de Auditoría Interna y la SIGEN permite lograr una sinergia que garantiza el cumplimiento de los objetivos de gobierno y genera un valor agregado en las áreas auditadas. Por medio del trabajo coordinado se consiguen mayores y mejores resultados, se optimizan los recursos del Estado y se alcanza mayor transparencia en la administración pública.